Y me pregunto?¿?¿

Y me pregunto, ahora que el silencio habla, la noche me espera y la desgana me asfixia, si eso mismo es lo que me arma, lo que me da fuerzas, lo que me arropa, del frió que entra por mi ventana, abierta siempre a una esperanza, a una continuación de algo que rompa, de algo que me haga salir de mi mundo, de mis sueños, y me empuje a salir, me invite a mirar el más allá, ese mismo que ahora no veo, por mucho que fuerce mi vista a alcanzarlo. Simplemente me arropo, con el silencio de la calle, miro, y escuchó,el titiriteo de las pocas hojas que quedan del árbol que vive frente a mi ventana, se mueven al son de un leve viento, que enciende a música en el silencio de mi cuarto. Se que me mira impaciente a que me asome, que crece cada año mirando mi casa, tapando mis vistas y vive atento, con un único propósito, una única meta, posar sus ramas en mis barrotes y tocarme. Dándome su ayuda, pidiendo entrar y darme auxilio, alcanzándonos así el uno al otro, invitándome a salir por él, subiendo a lo alto de su copa y por fin ver eso que desde mi ventana no veo. Sara ct.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *