Y cada cual sabrá si pecó, y algún día tendrá que autoconfesarselo porque los mayores castigos son los que nosotros mismos nos ponemos. Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *