Y aún sigo pensando, creyendo equivocadamente que es la razón la que callará latidos. Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *