Vuelo libre

 Dura decisión decir adiós, y difícil, muy difícil. No dañar, no dañarte, no herir, no herirte, pero cuando un caminar no acompaña, una lágrima es causada y no borrada, el respirar se torna profundo y pausado, la mirada recae en el suelo y no hay sonrisa, ni broma, ni cosquilla que logre hacerla sonreír, di que en ese camino ya caminabas solo y en él solo queda dos vuelos libres en direcciones opuestas. Saract.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *