Un grito desesperado

Un grito desesperado, solo uno escuché, no sé desde dónde, solo puedo contaros que del susto yo me desperté sobresaltada, quedé sentada sobre la cama, suplicando a mi corazón que frenará, intentando que con su calma se pudiera escuchar algo más…pero no, todo a mi alrededor se tiñó del más duro de los silencios y quedó cubierto por el más triste de los pensamientos, a menos de un grito de mí otra mujer estaba sufriendo, era un grito de auxilió, lo sé, lo conozco, además a esas horas quién grita así. Tras esperar unos minutos la culpa apareció, la maldita culpa por no poder ayudarla, por no poder saber quién era. El miedo también dejo la noche teñida de desesperanza imaginando y pensando qué o quién la hizo gritar así, quién se siete el dueño de su miedo, del mío. Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Un grito desesperado

Un grito desesperado, solo uno escuché, no sé desde dónde, solo puedo contaros que del susto yo me desperté sobresaltada, quedé sentada sobre la cama, suplicando a mi corazón que frenará, intentando que con su calma se pudiera escuchar algo más…pero no, todo a mi alrededor se tiñó del más duro de los silencios y quedó cubierto por el más triste de los pensamientos, a menos de un grito de mí otra mujer estaba sufriendo, era un grito de auxilió, lo sé, lo conozco, además a esas horas quién grita así. Tras esperar unos minutos la culpa apareció, la maldita culpa por no poder ayudarla, por no poder saber quién era. El miedo también dejo la noche teñida de desesperanza imaginando y pensando qué o quién la hizo gritar así, quién se siete el dueño de su miedo, del mío. Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *