Tocado y hundido.

Y de repente ves algo que no esperabas, dos palabras: «en línea», seguida de esta otra: «escribiendo». Y de seguido sientes un vuelvo, el estómago encogido y tu mano sujetándose el corazón.
No hay duda,
es él.
Tocado y hundido. Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *