Si el mundo es infinito, no sé porque me resulta tan fácil chocarme con tus cosas. Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *