Puede que un día se acabé la tinta de mi pluma, pero jamás las ganas de ti. Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *