Podría confesarte

Podría confesarte que en este desequilibrio me siento muy cómoda. Equidistante de la realidad, soñando despierta, viviendo una fantástica fantasía delirante de la que no quiero ni despertar, ni escapar, porque pienso que es mejor vivir atrapada que ajena al no sentir. Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *