Pensando pienso

Cuando uno se cuestiona tantas cosas, no sé si es bueno o malo, no sé, hoy estaba recogiendo y me vi haciendo algo que mi madre siempre hacía y en ese momento me he preguntado a mi misma, dónde se aprende más?¿ Me cuestiono todo lo que no pasó por un examen, ni tubo una calificación, todas esas cosas que no te enseñaron en la escuela, esos miles de aprendizajes que fueron calando gota a gota, día a día dentro de ti, sin ni siquiera darte la menor cuenta, a través de sus repeticiones, de unos y otros que te rodeaban, y hoy me pregunto?¿, Dónde aprendí más?¿, en casa?¿, en la escuela?¿, en la calle de la vida?¿. Me pregunto por qué nos quedamos con esas cosas que aprendimos a la fuerza, eso que nos costó tanto fijar, por qué vuelve, por qué repetimos esos gestos del ayer, por qué aparecen en ti sin darte cuenta?¿. Gestos y formas, aparecen en tus días, haciendo que aparezca en tu mente la pregunta de, cómo desaprender lo aprendido?¿. sobre todo cuando vuelven cosas que no te gustaron, porque no todo lo que se absorbe es bueno y positivo. Se absorben los miedos, se absorben formas de vida, se absorbe la soledad vivida y el pensamiento de que todo está tan lejos que nunca lo alcanzarás, se absorben el no puedo, no soy capaz, se absorben los silencios y manías como la de tener la tele a to meter, momentos donde no había cabida a la conversación. Será por eso que no me gusta la tele, porque los momentos de tele se los restas a tu familia, momentos de reflexión para mi y de infinitas conversaciones, quizás por eso que ame el silencio. Y es que se absorbe todo, desde que eres un niño ya estás captando cosas, te van calando y no sé, quizás ahora desde la distancia, de todos, de mi misma, es cuando esté sacando eso que no me gusta ya no de nadie sino de mi misma, eso que aprendí y hoy estoy aprendiendo a desaprender, quizás para que se acabe aquí y no lo absorba y no aparezca en los días del mañana de aquellos con los que comparto mis días.
Reflexiones en voz alta, Sara ct. Abiertas al diálogo
21 julio 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pensando pienso

Cuando uno se cuestiona tantas cosas, no sé si es bueno o malo, no sé, hoy estaba recogiendo y me vi haciendo algo que mi madre siempre hacía y en ese momento me he preguntado a mi misma, dónde se aprende más?¿ Me cuestiono todo lo que no pasó por un examen, ni tubo una calificación, todas esas cosas que no te enseñaron en la escuela, esos miles de aprendizajes que fueron calando gota a gota, día a día dentro de ti, sin ni siquiera darte la menor cuenta, a través de sus repeticiones, de unos y otros que te rodeaban, y hoy me pregunto?¿, Dónde aprendí más?¿, en casa?¿, en la escuela?¿, en la calle de la vida?¿. Me pregunto por qué nos quedamos con esas cosas que aprendimos a la fuerza, eso que nos costó tanto fijar, por qué vuelve, por qué repetimos esos gestos del ayer, por qué aparecen en ti sin darte cuenta?¿. Gestos y formas, aparecen en tus días, haciendo que aparezca en tu mente la pregunta de, cómo desaprender lo aprendido?¿. sobre todo cuando vuelven cosas que no te gustaron, porque no todo lo que se absorbe es bueno y positivo. Se absorben los miedos, se absorben formas de vida, se absorbe la soledad vivida y el pensamiento de que todo está tan lejos que nunca lo alcanzarás, se absorben el no puedo, no soy capaz, se absorben los silencios y manías como la de tener la tele a to meter, momentos donde no había cabida a la conversación. Será por eso que no me gusta la tele, porque los momentos de tele se los restas a tu familia, momentos de reflexión para mi y de infinitas conversaciones, quizás por eso que ame el silencio. Y es que se absorbe todo, desde que eres un niño ya estás captando cosas, te van calando y no sé, quizás ahora desde la distancia, de todos, de mi misma, es cuando esté sacando eso que no me gusta ya no de nadie sino de mi misma, eso que aprendí y hoy estoy aprendiendo a desaprender, quizás para que se acabe aquí y no lo absorba y no aparezca en los días del mañana de aquellos con los que comparto mis días.
Reflexiones en voz alta, Sara ct. Abiertas al diálogo
21 julio 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *