Pasando de puntillas por mi días de nubes grises

Va pasando el tiempo, los segundos, minutos, horas, días, semanas, meses, años y lo cierto es que estoy igual que hace una año exactamente, a falta de días, horas para comenzar lo que será un nuevo proyecto, llena de miedos que hacen que no pueda dormir, que hacen que mi mente sólo pueda pensar en ello. Y es que os confieso que siempre me dan miedo las cosas nuevas y aún así me lanzo sin pensarlo dos veces a cualquier reto, impulsiva, impaciente por ver, por saber, por conocer, por mil motivos que pienso que serán todos muy buenos, porque pienso que si he llegado hasta aquí ha sido por algo, porque nunca se llega a ningún sitio por nada, el destino siempre nos tiene algo preparado, aunque sea al final de la tormenta, de esos preciosos días grises en los que mis días se convirtieron ayer y que hoy he aprendido a valorarlos y saber esperar a ese sol que aunque tardío siempre asoma tras esas nubes grises perfectas para mí, por que me han sabido traer muchas cosas buenas que hoy llenan mis días. Días largos, días cortos que dependen tanto de muchas cosas y de muchas personas de las que no puedo aunque intento desprenderme y es que hacen que esos días grises se conviertan en días llenos de esperanzas, llenos de risas, llenos de alegrías. Gracias de corazón, por estar ahí aunque a veces sólo paséis de puntillas por mis días me hacéis muy muy feliz. Sara ct.

                                                                 06.10.2014

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *