Para mi mamá.Te amo

«Cada vez que nace una vida,
Nace una madre.
Nace una unión eterna madre-hijo,
para crecer el resto de sus vidas juntos.
Compartiendo cada día todo:
Alegrias, sufrimientos, bailes, decepciones, risas, enseñanzas, apoyo mutuo, ánimos, fé y esperanza, paciencia.
Estás en miles de pequeños detalles, insignificantes antes para mí, y que han hecho todo lo que soy hoy, esas pequeñas cosas tuyas, mías ahora también. Esas pequeñas, como tu amor enorme, tus cuidados y tu preocupación. Pequeñas grandes cosas, esas que me gustan tanto. Y es que estás en todo en mis días, porque estás siempre dentro de mí.
A tu lado nunca tuve miedos, de tu mano siempre me sujeto para tenerme en pie. Haciendo hoy lo que tú hiciste conmigo, adaptando mi caminar al camino, llevando siempre conmigo tu fuerza, tú y mi hijo, los dos regalos más grandes que jamás pensé recibir. Dais luz a mis días, sois mis acompañantes perpetuos, mis apoyos en mis días grises y el motivo de mis miles de sonrisas.
Como es la vida, une el llanto a la vida. Llanto de vida, que trae solo una vez en la vida sonrisas. Con mi primer llanto nació la sonrisa más bella del mundo, la tuya mamá, y con el llanto de Marcos, la mía. Sonrisa que nunca olvidaré y que durará eternamente, y es que aunque estés lejos solo tengo que pensarte y ya la tengo ahí en mis labios dibujada tu sonrisa en mi. Unidas, unidos, para siempre» Te amo mamá.

Sara ct.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Para mi mamá.Te amo

«Cada vez que nace una vida,
Nace una madre.
Nace una unión eterna madre-hijo,
para crecer el resto de sus vidas juntos.
Compartiendo cada día todo:
Alegrias, sufrimientos, bailes, decepciones, risas, enseñanzas, apoyo mutuo, ánimos, fé y esperanza, paciencia.
Estás en miles de pequeños detalles, insignificantes antes para mí, y que han hecho todo lo que soy hoy, esas pequeñas cosas tuyas, mías ahora también. Esas pequeñas, como tu amor enorme, tus cuidados y tu preocupación. Pequeñas grandes cosas, esas que me gustan tanto. Y es que estás en todo en mis días, porque estás siempre dentro de mí.
A tu lado nunca tuve miedos, de tu mano siempre me sujeto para tenerme en pie. Haciendo hoy lo que tú hiciste conmigo, adaptando mi caminar al camino, llevando siempre conmigo tu fuerza, tú y mi hijo, los dos regalos más grandes que jamás pensé recibir. Dais luz a mis días, sois mis acompañantes perpetuos, mis apoyos en mis días grises y el motivo de mis miles de sonrisas.
Como es la vida, une el llanto a la vida. Llanto de vida, que trae solo una vez en la vida sonrisas. Con mi primer llanto nació la sonrisa más bella del mundo, la tuya mamá, y con el llanto de Marcos, la mía. Sonrisa que nunca olvidaré y que durará eternamente, y es que aunque estés lejos solo tengo que pensarte y ya la tengo ahí en mis labios dibujada tu sonrisa en mi. Unidas, unidos, para siempre» Te amo mamá.

Sara ct.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *