Nunca olvides

Nunca olvides que el culpable del nacimiento de tanta intención fuiste tú, si, sin hacer nada, hay cosas q son arte de magia, 
tal vez lo que te pasó es que no pudiste soltar las riendas que te ataban, tal vez no me conociste porque no te conociste tú hasta que te topaste con algo tan puro y grande, y entiendo tu miedo, yo sentí lo mismo al cruzarme contigo, tal vez nunca quisiste liberarte de tus propios limites fijados, fijando caminos, como tatuajes de vida, solo espero ser mueca sonriente de tu recuerdo, de eso que pudo ser y no fue. Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *