Noches únicas, noches inolvidables, noches mágicas

Que noche tan mágica es la noche de reyes, sobre todo para los que tenemos peques y podemos vernos en sus ojos, volver a ser un niño, volver a creer que todo es posible, que pueden llegar aquellas cosas que sueñas a tus manos en un abrir y cerrar de ojos. Te acuestas tal como hoy y al primer rayo de sol todo se envuelve de sonrisas, de saltos por la cama al ver que eso tan soñado ha llegado a ti.
Lo cierto es que da igual lo que sea, la ilusión de recibir un regalo, el envoltorio, su lazo, su carta o texto que va pegado a él, en el que a veces sólo es tu simple nombre, otras tu inicial u otras unas palabras que los reyes magos han escrito de su puño y letra para ti, el pensar en que será, tus ganas por romper ese precioso papel. Hay lo que me cuesta desenvolverlos, sobre todo si me enamoro de su papel, de su caja, de su lazo, me cuesta mucho abrirlo, aunque las ganas por saber que trae me pueden más. jeje. 
La verdad es que es maravilloso volver a ser pequeño, al menos poder soñar con que lo eres por un momento, dejándote llevar por la magia que acompaña a nuestros hijos. Yo recuerdo esas noches mágicas llenas de sonrisas, de ilusión, de nervios por la espera, noche llena de familia (de bisabuelos, abuelos, tíos abuelos, tíos, primos, padres y hermanos). Siempre juntos celebrabamos esa noche, que aunque era corta de tiempo, era intensa en alegrías. Todos los primos juntos, que pasada es volver a recordar esos días, esos pasillos estrechos que cruzabamos juntos, los unos detrás de los otros, valiente el primero, por ser único capaz de abrir esa puerta y.. que miedo..» chicos venir!!. Quizás estén todavía ahí, dejándonos los regalos?, o …correr que se oye como abren la ventana..quizás los pillemos, correr,..quizás..» que oye, costaba asomarse a esa habitación por si… Recuerdo que buscabamos por toda la casa, habitación por habitación en su busca, por todos los sitios, armarios, debajo de la cama, ..que mareo nos hacían pasar, que si aquí se ha oído algo por allí, venga vamos,… que no chicos, que en la habitación de la Toli creo haber oído algo,..Venga toda la trole para allá, qué no?¿, qué están en la habitación de Angelina?¿,.. qué no?¿,..qué están en el salón pequeño?¿. Todos para allá. Dios que jaleo montabamos en busca de los regalos,hasta que ya cansados de buscar y buscar abríamos la puerta y….allí estaba todo lleno de regalos, de caramelos por todas partes,…Dios!! Parece que fue ayer. 
Recuerdo ese árbol de navidad plagadito de reyes magos de chocolate, siempre recordaré mis ganas de coger uno y pasarme al baño a comérmelo sin que nadie me viera,..pero os confieso que NUNCA lo llegue a hacer, jeje.
Lo cierto es que esa noche lo pasabamos genial, compartíamos momentos únicos, irrepetibles, mágicos. Y espero no olvidarlos jamás. 
Noches únicas, noches inolvidables, noches mágicas.
Espero que os hayan traído muchos pequeños regalos los reyes, a mi he de confesar que me han sorprendido como cada año, será que me porte bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *