No he conocido abismos como el tuyo, ni reflejo más cruel que el del miedo ahogando nuestras ganas. Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *