Nadie entenderá porque tan lento te marchas, ni porque su recuerdo quema aún tanto. Nadie entenderá como se puede quebrar un corazón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *