Miradas con luces de neón, mensajes de alto voltaje, sonrisas fuera control, latido suicida, dos vidas en estado de shock. Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *