Mi antídoto

Como duele la indiferencia, el egoísmo. que fácil darle la vuelta a algo bueno, para hacerte sentir, que lo que haces está mal. Alucino. Pero encontré el antídoto contra esto: indiferencia, egoísmo y hacer lo que me de la gana sin dañar por supuesto a nadie. Sara ct

                                                         6 de febrero 2015

2 comentarios

  • Unknown says:

    Ningún camino se encuentra asfaltado de nacimiento, cada cual va creando el suyo despojándolo de las malas hiervas y quitándole los chinatos que nos hacen tropezar.
    El mío acaba de comenzar.

  • Unknown says:

    Ningún camino se encuentra asfaltado de nacimiento, cada cual va creando el suyo despojándolo de las malas hiervas y quitándole los chinatos que nos hacen tropezar.
    El mío acaba de comenzar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *