Luz

Luz que me invades, que traes contigo otro nuevo despertar, vienes y haces que mis sueños se desvanezcan. Ladrona de sueños. Anunciadora de la realidad, mi realidad. No quiero que llegues, que apagues esa otra vida que vivo cuando no estás, esa que me hace latir cuando mi consciente duerme y mi subconsciente despierta y por fin comienza a inventar preciosas historias, que pone en movimiento otra vida, otros lugares, otras personas, que acerca mi distancia de ti. Sueños tan reales que al despertar te dejan la sensación de haberlo vivido, llegas a dudar entre sueño-realidad, realidad-sueño. Si no fuera por este latir quizás no dudaría, si no fuera porque aún noto ese susurro en mi oído, ese abrazo que aún puedo sentir. Luz que apagas mis sueños, vete, aléjate déjame volver a dormir, a soñar, a vivir, para volver justo en ese momento exacto del que esta luz tan desagradable me despertó y me alejo de ti. Sueño directo a ti. a otra vida tan real como la vida misma. Sueños perfectos en el que nunca hay dudas, donde mirarte, tenerte, verte, hablarte, tocarte es posible. Sara ct.


                                                15 de Febrero 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Luz

Luz que me invades, que traes contigo otro nuevo despertar, vienes y haces que mis sueños se desvanezcan. Ladrona de sueños. Anunciadora de la realidad, mi realidad. No quiero que llegues, que apagues esa otra vida que vivo cuando no estás, esa que me hace latir cuando mi consciente duerme y mi subconsciente despierta y por fin comienza a inventar preciosas historias, que pone en movimiento otra vida, otros lugares, otras personas, que acerca mi distancia de ti. Sueños tan reales que al despertar te dejan la sensación de haberlo vivido, llegas a dudar entre sueño-realidad, realidad-sueño. Si no fuera por este latir quizás no dudaría, si no fuera porque aún noto ese susurro en mi oído, ese abrazo que aún puedo sentir. Luz que apagas mis sueños, vete, aléjate déjame volver a dormir, a soñar, a vivir, para volver justo en ese momento exacto del que esta luz tan desagradable me despertó y me alejo de ti. Sueño directo a ti. a otra vida tan real como la vida misma. Sueños perfectos en el que nunca hay dudas, donde mirarte, tenerte, verte, hablarte, tocarte es posible. Sara ct.


                                                15 de Febrero 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *