Latidos

Que culpa tiene el corazón de ser tan débil. A éste no se le puede enseñar, obligar, negar, guiar. Tan solo podrás curarlo, protegerlo. Nunca podrás frenar sus latidos que unos días notaras débiles, cuando llora, y otros latirá fuerte, muy fuerte, cuando sonría dentro de ti. De nada vale que te protejas , que niegues eso que sientes, pues siempre sus latidos lo devolverán a tu mente en cada latir. Sara ct


                                                              02.02.2015
                         

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Latidos

Que culpa tiene el corazón de ser tan débil. A éste no se le puede enseñar, obligar, negar, guiar. Tan solo podrás curarlo, protegerlo. Nunca podrás frenar sus latidos que unos días notaras débiles, cuando llora, y otros latirá fuerte, muy fuerte, cuando sonría dentro de ti. De nada vale que te protejas , que niegues eso que sientes, pues siempre sus latidos lo devolverán a tu mente en cada latir. Sara ct


                                                              02.02.2015
                         

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *