Jodidamente complicada

Miles de veces pienso, me digo a mi misma: por qué eres tan jodidamente complicada, por qué pides tanto a la vida. A veces tienes tantas paranoias que es casi imposible no odiarte, todo lo piensas y mides, todo lo intentas mejorar, sacarle brillo, sin preguntar a veces si ese alguien quiere ser descubierto o prefiere vivir escondido, Eres rara, acercas a la gente demasiado a ti, les muestras tus miedos, les arropas los suyos. 
Te quejas constantemente de tus defectos, eres demasiado crítica contigo misma. eres temperamental, insegura, un total contrasentido. Pero también eres sensible y dulce o al menos eso dicen por ahí.
Dices odiar el romanticismo, que no te gusta que te toquen y luego te pierdes dentro de un abrazo.
No te encariñas fácilmente y das el corazón a aquellos a los que amas. Amas tanto, amas fuerte y nunca a la mitad. Y te quedas, incluso cuando no hay nada más por lo que luchar, te quedas hasta el final, aún a costa de perderte a ti misma.
Así soy, y por mucho que lo piense, todo va a quedar en su sitio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *