Invisible

Ayer descubrí lo que se siente al ser invisible, y podría llegar a confesar que lo primero que se siente es dolor, lo segundo, impotencia y tercero unas ganas enormes de salir huyendo de ese lugar en el que nadie parece verte, oírte, y aun menos sentirte. Como puede llegar a ocurrir esto, será que en realidad solo veamos a aquellos que queremos ver, oigamos solo aquello que queremos oír, y sintamos solo aquellos que queremos sentir, y que es casualmente todo aquello que puedes controlar y que hagamos invisible o sea que no veamos aquello justo que sabes que te puede dañar, o a lo que te puede llevar, el simple miedo de enfrentarte a una verdad, a un hecho o a una persona te puede llevar ha hacerla invisible ante ti. Invisible. Sara ct.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *