Hoy

Hoy he echado tantas cosas de menos, tantas. Cosas que ya jamás volverán a suceder. Cerré los ojos intentando creer que al abrirlos estaría, que al girar la esquina volvería a rozarme con su sonrisa descafeinada. Y es que el destino es tan caprichoso, pone y quita a su antojo. Dejando con su decisión última los pasillos, mi vida completamente vacía de ilusiones y esperanzas, de nervios y desesperanzas. Destino qué pretendes?¿. Unos días me alejas, otros me acercas hasta casi ser capaz de oler su piel. Leí su sonrisa, vi la tristeza de sus ojos, interprete su alegría en su torpe caminar, pero jamás me dejaste rozar su piel, acariciar su sonrisa, abrazar sus penas, envolverme en su locura o contagiarle de la mía. Vienes y desordenas mis días, mis noches, mis penas y mis sueños, traes y llevas, coges y dejas, me alejas de su tacto y sin embargo me dejaste tocar su alma, lo dejase entrar en mí, rompiendo barreras, desafiándome en cada madrugada, luchando por sacarlo de ahí. Acaso te pareció más fácil atravesar la piel sin haberla probado antes, posarlo ahí, tan dentro, sentirlo tan cerca. Destino dónde nos llevas, a qué juegas conmigo, con él. Sara ct. «Hoy»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *