Hay gente con encanto y gente encantada, cuidado con las segundas, cuando se desencantan queman, arden, les saltan chispas. Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *