Equidistante de ti.

Hoy me encuentro en ese punto equidistante en el que todo está lo suficientemente lejos como para no alcanzar a nada. Escucho tu risa dentro de mí, cierro los ojos y entonces apareces, veo tu mirada descafeinada, mirada profunda y directa la de tus ojos, en ese instante abro los míos y agacho la mirada, es difìcil de sujetarte hasta pensandote. Despierto no por la luz que inicia el día, sino cuando recuerdo ese inconfundible olor a ti, a café. Me despierta, me desvela, no me deja dormir. Cuando pienso en letras, escucho música, tarareo estribillos sin usar mi voz, me encuentro rodeada de ti, envuelta en días sin noches y en noches sin sueños. Llueve y las gotas de lluvia que van mojando mi pelo mientras camino, me hablan del tiempo de atrás cuando me hablabas y aún empapados por ella no podia marcharme, siempre me quedaba quieta, empapandome de despedidas, viendo alejarse el humo de tu última calada, y con él las huellas de tu coche en el asfalto. Hoy como siempre estoy tan lejos de la realidad y tan cerca de tus recuerdos. Sara ct

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *