Duro abrir los ojos y que ya no esté.

Lo cierto es que debe de ser duro, si un día sin más abres los ojos y ya no está, y no entiendes por qué. Ya no está esa persona que te guió a ser lo que eres, ese héroe de infancia que siempre te tendió su mano, ese que de forma invisible te fue acolchando ese camino que hoy pisas ya sin él, y es que su misión era esa, enseñarte a caminar sin él. Te fue cosiendo esas alas que hoy ya tienes que abrir. Te enseño tantas cosas…Tú camina seguro que en cada paso lo sentirás. Amárrate a los recuerdos, te acompañarán para siempre. por mucho que cierres tus ojos, al abrirlos siempre estarán, estará ahí. Piensa que ahora eres tú el que tienes que coser esas alitas a tu princesa, fijar esos recuerdos, los tuyos, los suyos. Tu misión protegerla, acolchar ese caminito de baldosas amarillas. 
Para ti. Sara ct

                                                            23.10.2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *