Durante la doma de mis fuegos internos, el corazón se me declaró trapecista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *