Duele poner en fuga el talento, y no alcanzar a saber si regresará convertido o se mantendrá intacto. Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *