Distante

Distante, me observas distante, desde una posición a la que yo no alcanzo a verme, esa en la que no podemos tocarnos, pero si sentirnos, desde la que no puedo mirarte a los ojos y susurrarte, pero a la que llegas analizando mis letras, sinceras, siempre sinceras y verdaderas, escuchando mis alaridos en forma de letra. Sé que atraviesas esos kilómetros incalculables, que nos separan de un abrazo de esos que arrancan soledades, y de un mirada cómplice que siempre recuerdo al contarte, esa que tengo guardada en el cajón de mis mejores recuerdos. Pero a pesar de todo eso apareces, cuando menos lo espero, y entras directo en mí, haciéndome sentir menos sola, más comprendida, dando sentido a todo lo que me rodea y siendo capaz de visualizar un mejor camino, que no está tan lejos como ayer. Pero de igual modo que llegas, te vas, siempre te marchas, sin decirme qué ves desde tu distancia, que sientes, que percibes desde ese otro lado, quizás el desastre ya llegue a hacer de la escena un sitio de difícil transito, o por el contrario veas toda una construcción de algo grande que poco a poco parece tener sentido. Dime, confiesa, hazme saber lo que ves, si ese castillo de penas desapareció y por el contrario ves como renace de sus cenizas algo realmente distinto, eso que yo aún no alcanzo a ver. Sara ct.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Distante

Distante, me observas distante, desde una posición a la que yo no alcanzo a verme, esa en la que no podemos tocarnos, pero si sentirnos, desde la que no puedo mirarte a los ojos y susurrarte, pero a la que llegas analizando mis letras, sinceras, siempre sinceras y verdaderas, escuchando mis alaridos en forma de letra. Sé que atraviesas esos kilómetros incalculables, que nos separan de un abrazo de esos que arrancan soledades, y de un mirada cómplice que siempre recuerdo al contarte, esa que tengo guardada en el cajón de mis mejores recuerdos. Pero a pesar de todo eso apareces, cuando menos lo espero, y entras directo en mí, haciéndome sentir menos sola, más comprendida, dando sentido a todo lo que me rodea y siendo capaz de visualizar un mejor camino, que no está tan lejos como ayer. Pero de igual modo que llegas, te vas, siempre te marchas, sin decirme qué ves desde tu distancia, que sientes, que percibes desde ese otro lado, quizás el desastre ya llegue a hacer de la escena un sitio de difícil transito, o por el contrario veas toda una construcción de algo grande que poco a poco parece tener sentido. Dime, confiesa, hazme saber lo que ves, si ese castillo de penas desapareció y por el contrario ves como renace de sus cenizas algo realmente distinto, eso que yo aún no alcanzo a ver. Sara ct.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *