Días raros

Hay días raros y hoy es uno de ellos. La vida sucede, continua, y pienso en por que la gente se empeña en coleccionar cosas, arrinconarlas, amontonarlas, olvidarlas. Igual pasa con los sentimientos y las personas. Yo que jamás sentí esa sensación, pienso si hice bien en dejar marchar esas pequeñas cosas que fui olvidando, destruyendo, tirando por pensarlas inservibles, siempre pensé que ocupan espacios que hay que dejar libres, no sé la verdad. Será que en mi orden diario solo quiero guardar lo justo e imprescindible para continuar, quizás no sea así y algún día me hagan falta esas miles de pequeñas cosas y grandes aprendizajes tras ellas, pero pienso en que lo que permanece dentro de ti nunca lo volverás a necesitar simplemente porque ya lo tienes. Lo cierto es que no hecho de menos ninguna cosa material de mi ayer, ninguna, pero si habláramos de personas confieso que aunque las llevo dentro, quisiera que estuvieran aquí a mi lado otra vez y ver sus sonrisas. Hoy ya os avisé que iba a ser in día muy raro y eso que acaba de comenzar. Me siento coleccionista de nada, amante del mañana. Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *