Días

Hay días que vienen cargados de sorpresas, de ilusión, de risas, de mil latidos de corazón. Otros vienen llenos de desilusión, de desengaño, de desconexión, de un sin sentido, de silencio. Hay días en los que conectas con las personas que te rodean y otros en los que nada de ellas te dice nada. Tú entusiasmo no parece ser compartido, una gran noticia que puede cambiarlo todo no significa nada para el que la oye. Momentos en los que la conversación que tú no quieres que acabe y que siempre tiene que salir de ti, se acaba. Que dura sensación, que distancia marcan estás cosas. Yo me analizo después y pienso en porqué soy así, porque busco que los demás vivan las cosas igual que yo, será porque para mi compartir sentimientos y emociones es muy importante. Mostrarme como soy a los de fuera tal y como soy por dentro. No todo el mundo puede o quiere compartirlo. Quizás es que es duro para el que está enfrente ver tanto desprendimiento de mí, quizás es que asusta tanta sinceridad. Sin saber muy bien en porque ahora, porque tú. Yo dejo salir de mí, todo lo que siento, unas veces porque quiero y otras porque lo necesito, lo vivo todo como la primera vez que sientes miedo, nervios, entusiasmo, alegría. Pero parece que mi estado no se refleja en los demás y la verdad es que sentir eso es sentir un frenazo en seco. No entiendo muchas cosas, no logro comprender, mis largas horas de espera se apagan al ver tan solo una leve respuesta o al no ver ninguna, cuando se espera tanto. Y es que hay días en los que es mejor que no salga el sol y no mirar a las estrellas. Sara ct.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *