Despierto

Despierto, esta vez, con el sonido de tu voz, que me llega lejana- Oigo tu risa, un fondo de tele, una silla que se mueve, una cuchara golpeando el cristal de un vaso. Tarareas, cantas, hablas con tu voz lejana que llega hasta mi. Todo ese ruido agradable escucho mientras mi cuerpo aun duerme, mientras mis ojos aun permanecen cerrados y mi mente comienza, poco a poco, a poner imágenes a todos esos sonidos que unidos componen un desayuno, esta vez, sin mí. Dicen que el oído es el sentido que se pierde en último lugar y eso me lleva a pensar que tengo que agudizar más este sentido, grabar en mi mente todos esos sonidos, risas, voces, canciones, susurros, el sonido del lápiz deslizándose mientras escribo, el cantar de un pajarito, las olas del mar, l silencio tras una larga lluvia, de la espera, la carcajada tras alguna inolvidable anécdota, el ladrido de mi perro, el primer sonido que escuché de mi hijo y ese último grito que me ayudo ha hacerle nacer. Prometo guardarlo todo e ir grabando más sonidos para recuperarlos algún día y componer mis recuerdos que me hablen de mi, cuando ya quizás apenas recuerde. Quiero recordar cosas cotidianas, sencillas que me sitúen un mañana en miles de ayeres, y quién sabe si me llevaran hasta un hoy, un simple despertar de domingo que aún sin verte ya está lleno de ti. Sara ct.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *