Bienvenidas

Te miro y diviso las mil bienvenidas que me has dado, seguidas de las innumerables sonrisas que me has provocado en cada una de ellas. Te miro y solo puedo cerrar los ojos, fijar esta nueva bienvenida y pronunciar alto y claro la única palabra de agradecimiento que se construye con tan solo siete letras y de su suma nace la palabra más grande, «gracias». Sara y.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *