Aprendiendo, acercándome, viéndote.

Aprende a ver las cosas desde distintos puntos de vista, quizás así podrás ver realidad o ficción, o otra realidad distinta que nunca pudiste imaginar. Prueba, hazlo. Quizás puedas ver cosas que no creerás, pero que son distintas a como tú las ves desde la distancia, desde un único punto. Simplemente si cambias tu mirada podrás llegar a ver lo pequeño grande y lo grande pequeño. Solo si fijas tu mirada en algo y lo observas desde diferentes distancias y posiciones, podrás ver y sentir aquello que nunca viste. Porque no es lo mismo mirar que ver, estar lejos o cerca de algo. Luz que lo muestras todo, o eso nos haces creer. Oscuridad que nos ocultas cosas, que quizás no haga falta ver, sino sentir, tocar, probar. Yo te miro, y desde hoy me atrevo a verte. Quizás te veré distinto, al acercarme, muy lenta, observando cada detalle, dejándome llevar por lo poco o mucho que me dejas ver en ti, o quizás te siga viendo cómo te vi ayer. Distinta mirada, distinta perspectiva, pero quién sabe, quizás si sigo acercándome, termine tocando algo que nunca vi, sino que estaba dentro de mi imaginación en mi única visión de ti. Sara ct.


                                                                28.01.2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *