Al fin y al cabo fuimos dos personas con suerte. La suerte estaba por encontrarnos y lo hizo. Tú y yo, dónde quedaron los sueños y la suerte de vivirlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *