9 del 9

Hoy se acabo lo bueno.
Comenzamos: nuevo curso, nuevo proyecto, nueva ilusión, nuevos encuentros con amigos que a pesar de conocerse desde hace muy muy poco, son los más grandes.
Arrancan las prisas por la mañana, la frase que tanto odiaba en voz de mi madre nada más despertar, ahora puesta en la mía, «venga vamos que llegamos tarde»…
Empiezan las rutinas, el día partido en miles de trozos, y en cada uno una actividad a realizar, a la que hay que llegar si o si, a pesar de no tener tiempo para hacer ninguna con cordura y pausividad, pero a la que llegas sin saber como, pero llegas, aunque sea en zapatillas de andar por casa, en coleta y sin lavarte ni siquiera la cara.
Comenzamos, ambos, comenzamos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *