Y yo que siempre creÍ, confundí amistad con amor, porque cuando encuentras a ese alguien amigo, ese límite entre ambas cosas simplemente se confunde, se une, se fusiona, y en ese proceso por querer diferenciar, saber que lugar ocupa alguien, te obliga a dejar de creer por un momento que pueda existir esas dos grandes cosas por separado, piensas que ambas cosas son iguales, porque a los grandes amigos se les quiere sin limite.
Un día deje de creer en ti y comencé a creer en mí, sin querer diferenciar donde está la diferencia, porque un amor sin amistad de por medio simplemente no es nada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *