38 octubres

Llego octubre y con él llegaste tú, a dar luz, esperanza, vida, más allá de la tuya propia. Lo cambiaste todo, ibas dejando caer a tu alrededor serpentinas de fiesta, cumpleaños tras cumpleaños, 1, 2,………….hasta hoy 38 octubres, 38 velas, 38 páginas a color de toda una historia llena de vida, esa que ahora pintas con la ayuda de tus hijos, mis sobrinos, de mi princesa y mi príncipe hechos realidad. Esos dos regalos que te ha dado la vida, ser madre, ser mujer, ser guía de la vida de otras vidas, Diós!!, que maravilloso papel te tenía preparado el destino, quizás el más difícil, pero sin duda el más gratificante de todos, cuando puedes mirarlos a los ojos y verlos, sanos y felices y en su sonrisa la tuya.
Yo llegué a tus páginas con tu segunda vela y no sé tú, pero yo no recuerdo un segundo de mi vida sin ti, sin tu compañía, esa que la vida y lo que dicen llamar ley de vida me separó, pero solo de un modo físico, porque jamás nada ni nadie podrá hacerme sentir lejos de ti, mi hermana bella. Te quieroooooooooooooooooooooo hasta el cielo y más allá. Sara ct.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *