37

A sus 37 ella aún siente que su corazón es inexperto, algo torpe, aunque a ratos parezca atrevido. 
A sus 37 su andar todavía no deja huella precisa, sigue mirando distinto, xq camina sin mirar a nada, pero sin querer es capaz de ver y sentir todo los que muchos se niegan incluso a sí mismos.
A sus 37 sigue esperando cualquier cosa de la vida, tal vez porque hasta ahora nunca espero ni pidió nada de lo hasta ahora recibido. 
A sus 37 vive pensando que no traspasó la frontera de las oportunidades que encontrará la risa y el sentido de una lágrima cuando al caer quema.
A sus 37 sigue soñando y viéndose como esa que era, porque todavía es.
A sus 37 piensa, si vivirá otros 37 y seguirá teniendo su corazón abierto de par en par a la vida. Sara y. nov 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *