El amor tiene muchas maneras de vestirse pero su cuerpo, si lo desnudas, siempre es el mismo. Siempre tiene unos labios para besar, unos brazos para abrazar, unas manos para acariciar, una espalda para proteger y unas piernas para actuar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *