A veces los puntos suspensivos hablan más que las palabras. Será porque dejan en ellos la posibilidad. Sara ct. 8 Junio 2015

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *